En la línea de tres puntos

El mundo de Virginia y Víctor era seguro, pero todo cambia de la noche a la mañana: sus padres se divorcian y ya nada vuelve a ser igual. Nada puede ser igual. Víctor no entiende por qué su padre no puede regresar a casa o por qué su madre está triste; «¿por qué?, ¿qué es lo que he hecho mal?», le pregunta a su hermana. Pero Virginia qué sabe. Ella quiere sacudir el mundo, aunque sus golpes de rabia rebotan una y otra vez contra su propio rostro. Este libro habla de algunas heridas morales de la infancia y la adolescencia, pero es sobre todo un canto a la ternura y al amor

Así empieza
  La mañana del 3 de octubre, su madre les dio a Víctor y a Virginia la noticia que iba a cambiar sus vidas. Parecía tranquila, pero durante cerca de quince minutos estuvo dándole vueltas al tema sin entrar en materia: que si la vida era como un barco, y un día estás en una isla y al siguiente no sabes dónde vas; que si dos personas que navegan en un bote no pueden remar en direcciones opuestas; que si cuando un barco se hunde es el momento de saltar por la borda.
Víctor acariciaba el caparazón de su tortuga…

Comentarios

  1. hugo Armando Pasmiño Orrego on 09/21/2019 at 0:37 dijo:

    me parece muy buena historia por que es lo que normalmente o casi siempre viven los jovenes o cualquier persona en general, a los niños menores que todavia no tienen la edad suficiente siempre se preguntan lo mismo¿POR QUE NO PUEDO VER A MI PAPA? o ¿en algunos casos¿POR QUE NO PUEDO VER A MI MAMA? creo que es un tema que debemos de temor con seriedad y siempre que conozcamos a una persona que esta pasando por una situacion similar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>