En la línea de tres puntos

El mundo de Virginia y Víctor era seguro, pero todo cambia de la noche a la mañana: sus padres se divorcian y ya nada vuelve a ser igual. Nada puede ser igual. Víctor no entiende por qué su padre no puede regresar a casa o por qué su madre está triste; «¿por qué?, ¿qué es lo que he hecho mal?», le pregunta a su hermana. Pero Virginia qué sabe. Ella quiere sacudir el mundo, aunque sus golpes de rabia rebotan una y otra vez contra su propio rostro. Este libro habla de algunas heridas morales de la infancia y la adolescencia, pero es sobre todo un canto a la ternura y al amor

Así empieza
  La mañana del 3 de octubre, su madre les dio a Víctor y a Virginia la noticia que iba a cambiar sus vidas. Parecía tranquila, pero durante cerca de quince minutos estuvo dándole vueltas al tema sin entrar en materia: que si la vida era como un barco, y un día estás en una isla y al siguiente no sabes dónde vas; que si dos personas que navegan en un bote no pueden remar en direcciones opuestas; que si cuando un barco se hunde es el momento de saltar por la borda.
Víctor acariciaba el caparazón de su tortuga…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>