NOS VAMOS DE VIAJE CADA DÍA (3ºy4º)

SUBIDOS EN LOS LIBROS

HASTA DONDE QUERAMOS

VIVIR UNA AVENTURA, QUE ES TAMBIÉN COMO UN JUEGO

DESCUBRE LOS SECRETOS DE CADA NARRACIÓN.

LAS PRIMERAS CASILLAS: de memoria

A casa de su pariente llevaba cena en la mano
Y por el camino encuentra Peludo que no es su hermano.
La cosa sigue entre flores, una anciana y un armario,
un camisón de colores y un verás cómo te trago.
La sacó de tal apuro un cazador con su chucho
pero yo os aseguro que fue por fijarse mucho.
Dos acabaron comidos, aunque cuenten lo contrario.
Edificaron mansiones con cosas que se encontraron.
Y un huracán con orejas tiró dos a sus hermanos.
Pero el que supo hacer fuego se salvó de ser zampado.
No eran zapatos de marca, ni zapatillas de moda.
Y estaban hechos de vidrio. Y decían: cómo mola.
Pero dejó la mitad en la escalera del muchacho 
que se puso a investigar hasta ver el otro cacho.
Cuatro docenas y media para aclararse la voz
y medio saco de harina para cambiar de color.
Y se le escapó el menudo en la caja del tic toc.
Como si fueran al cole, llevaba ratas en fila.
Con su caña de agujeros y una extraña melodía
las hizo tirarse al agua, en el puente, a mediodía.
Lo insultaban porque era muy distinto de color.
Ni jugaban en la charca, ni en el nido había calor.
Se marchó una madrugada y a la tarde se volvió
nácar de plumas nuevas con un cuello de algodón.
En casa no había dinero para que comieran cuatro.
Ni dinero para teles. Ni para ir al teatro.
Y los dejaron dormidos bajo las ramas de un árbol
buscando volver a casa con la casa se encontraron
con la casa que era un postre de la puerta hasta el tejado

DOS CASILLAS DE SALIDA

ENIGMA: Imaginad que estáis pilotando un avión en medio de una tempestad. En el avión van siete alpinistas, un vendedor de cacahuetes, catorce ancianos de excursión a un balneario, veinte alumnos de una clase de vuestro colegio de viaje de fin de curso, siete monjes de Tíbet, la cantante Rosalía, Benzema y Lewandowski.

CÓMO VAMOS

Santibañez; Alejandro Casona y Fuentesauco: CASILLA SIETE