Cinco detectives a mano

  • El caso del loro que hablaba demasiado / Jordi Sierra i Fabra. (Mientras su grupo va a debutar en vivo, Berta Mir ha de enfrentarse a un nuevo y en apariencia sencillo caso: una anciana octogenaria la contrata para que busque a su loro, un animal exótico en vías de extinción que vale una fortuna)
  • Filo entra en acción / Christine Nöstlinger. (Un grupo de amigos se ve envuelto en un feo asunto de pequeños robos en la escuela. Uno de ellos, un muchacho mulato, es acusado de robar el reloj a un compañero. Pero Filo, Lilibeth y el Picas demostrarán su inocencia descubriendo al verdadero ladrón)
  • Los gemelos congelados : una aventura de Flanagan / Andreu Martin y Jaume Ribera. (¿Qué hacían los cadáveres congelados de dos niños de cuatro años en medio de un bosque nevado? ¿De dónde habían salido? Y, sobre todo, ¿por qué desaparecieron sin dejar rastro después de que una única testigo afirmara haberlos visto?)
  • Asesinato en la Biblioteca Nacional / Luisa Villar Liébana. (María Mayo ha sido contratada por el Club de Amigos de la Novela de Detectives para cubrir la información referente al ciclo de conferencias «Encuentros con el crimen», que se desarrolla en la Biblioteca Nacional. Sin embargo, en el transcurso de una de las sesiones se produce el intento de asesinato de un ponente: el escritor Ernest Buck. Un comisario presente en la sala se encargará de despejar las incógnitas del caso, pero María también realizará sus pesquisas.)
  • Roma no paga traidores / Emilio Calderón. (El emperador Tiberio es un hombre muy supersticioso. Cuando se descubre en el desierto egipcio la tumba de una famosa adivina de la antigüedad llamada Berenice, ordena que le hagan una transcripción de los jeroglíficos encontrados. La misteriosa muerte de dos de los paleógrafos y la desaparición de un tercero llevarán a Tiberio a enviar a Egipto a Estéfanos, un famoso retórico griego metido a investigador privado. En el país del Nilo, en compañía de los jóvenes Manio y Claudia, hará un sorprendente descubrimiento)
Esta entrada fue publicada en Cuaderno de bitácora, Flanagan. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.